El de San Jerónimo hace gala de sus virtudes en el área del sempiterno